Los ángeles y el Tarot

temperance

 

Cuando empecé a conocer el Tarot, una de las cosas que más me llamó la atención fueron los ángeles que aparecen en los arcanos mayores. ¿Qué tenía que ver el Tarot con los ángeles? ¿Por qué estos seres alados aparecían una y otra vez? El primero, parecido al mítico Cupido, aparece en El Enamorado; luego viene Templanza, que me gusta llamar el gran ángel del Tarot; después está El Diablo, un ángel caído; le sigue el ángel de El Juicio, y finalmente el que aparece en una esquina de El Mundo.

¿Qué querían decir las cartas con esto? ¿Acaso los ángeles no eran un tema exclusivo de algunas religiones y de la Nueva Era? Con el tiempo me di cuenta de lo equivocada que estaba. Los ángeles hacen parte de todo, están en todas partes y no pertenecen a ningún credo o sendero específico. Todos podemos relacionarnos con ellos, están ahí para ayudarnos a recordar quienes somos. Lo creamos o no, lo sintamos o no, decenas de ángeles revolotean a nuestro lado.

Para mí, los ángeles del Tarot evidencian cinco aspectos importantes que hoy comparto con ustedes:

-El Tarot une lo divino con lo terrenal.

-El Tarot nos recuerda que hay otras realidades.

-El Tarot nos advierte que hay una fuerza superior que guía nuestro destino.

-Los ángeles del Tarot nos consuelan evidenciando que no estamos solos.

-El Tarot expresa y conoce nuestra esencia divina.

Los maravillosos ángeles del Tarot, los cuales se relacionan con algunos arcángeles, manifiestan amorosamente cualidades que nos invitan a despertar en nosotros.

El ángel de El Enamorado nos recuerda que nuestro camino no depende únicamente de los deseos del encaprichado ego. Nos invita a tomar decisiones basados en el amor para luego entregarnos al misterio divino. En angelito con su flecha parece recordarnos que casi nunca sabemos qué es lo que más nos conviene. Una cosa es lo que yo quiero de la vida y otra muy distinta lo que la vida quiere de mí.

Templanza nos habla de sanación, de circulación y perdón. Nos recuerda quienes somos realmente. Como los ángeles, que son mensajeros divinos, nosotros también tenemos un propósito. Podemos estar en el mundo sin ser del mundo.

El Diablo nos tienta sanamente a entrar en nuestro inconsciente, a liberarnos de ideas y creencias morales y sexuales que impiden nuestra realización. Es la gran fuerza creativa, la acción divina en el mundo.

-El ángel de El Juicio nos llama a renacer con el sonido de su hermosa trompeta. Nos recuerda que es una fiesta reconocer nuestro propósito y crecer en conciencia y servicio.

-El ángel de El Mundo nos muestra la importancia de tener un corazón liviano. Es el ángel del amor a todo lo que existe. Solo amándome y amando es que realmente puedo realizarme.

 

Espero que esto les haya servido, inspirado o tocado en algo sus corazones. Esta semana los invito a trabajar con alguno de los ángeles del Tarot y a descubrir qué pasa.  

 

Si estás interesado en pedir una cita llama al 3158306069

@laVvioleta

violta final

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: